La madre de los niños del cortijo El Ejido admitió que no podía hacerse cargo de ellos

Una agente lleva en brazos al bebé auxiliado en el cortijo de El Ejido junto a sus hermanos. /Guardia Civil
Una agente lleva en brazos al bebé auxiliado en el cortijo de El Ejido junto a sus hermanos. / Guardia Civil

La vivienda se encontraba «bastante fría» y que la más pequeña de los hermanos, una niña de dos meses, tenía «poco abrigo», por lo que la arroparon de inmediato, que los niños más grandes llevaban «ropa un poco sucia» y se encontraban «poco aseados»

EFE

La madre de los cuatro niños de entre dos meses y 10 años trasladados a un centro de menores de Almería tras ser recogidos por la Guardia Civil en el cortijo en el que vivían con ella, sin luz y con restos óseos de animales domésticos por el suelo, reconoció que no podía hacerse cargos de los pequeños.

«Le preguntamos a la madre y nos dijo que le parecía bien, que no podía hacerse cargo de sus hijos», ha explicado a Efe la guardia civil Míriam González, al relatar cuál fue la respuesta que dio la progenitora al ser preguntada sobre el posible traslado de los pequeños a un centro de acogida de la capital almeriense.

González ha narrado junto al sargento Jordi Sánchez, del área de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de El Ejido, cómo discurrieron los hechos después de que el equipo de Tratamiento Familiar de los servicios sociales del Ayuntamiento ejidense solicitase su intervención sobre las 11:00 horas del pasado 20 de diciembre.

«Nos avisaron por teléfono de la existencia de una familia con cuatro menores en situación precaria, para que nos acercáramos a ver si había que llevarlos con carácter urgente a un centro de acogida. Observamos restos de comida por el suelo, y una especie de zafa con agua con ropa para lavar, porque no tenían electricidad», ha apuntado la agente.

Ha añadido que la vivienda se encontraba «bastante fría» y que la más pequeña de los hermanos, una niña de dos meses, tenía «poco abrigo», por lo que la arroparon de inmediato, que los niños más grandes llevaban «ropa un poco sucia» y se encontraban «poco aseados», así como que el cortijo era muy oscuro porque «no tenía ni ventanas».

Sánchez ha señalado por su parte que la familia se encontraba en «condiciones de total insalubridad y carecía de suministros básicos», por lo que se acordó el ingreso de los niños en un centro tutelado que les ofreciese una protección integral.

Asimismo, ha indicado que a la madre los servicios sociales le han buscado un nuevo domicilio en el que se encuentra junto a un hermano llegado desde Palma de Mallorca tras ser diagnosticada de una «enfermedad psicológica».

Ha apostillado que los servicios sociales ya habían realizado un seguimiento previo de este caso, insistiendo en que el cortijo carecía de elementos de protección, suministros o calor, y coincide en que la madre dio su «consentimiento» al realojamiento de sus hijos en un nuevo domicilio.

Fuentes sanitarias han confirmado a Efe que la progenitora ha dejado ya el Hospital de Poniente de El Ejido (Almería), en el que fue ingresada para realizarle una evaluación psiquiátrica.

Por su parte, el Gobierno andaluz ha concretado a Efe que ha asumido la tutela de los niños y puesto en marcha el protocolo habitual para estos casos, articulando todos los recursos necesarios para garantizar la protección de los menores.

 

Fotos

Vídeos