El Hospital de Poniente da un salto en el tratamiento de cálculos renales

El doctor José Ignacio Abad, responsable de la Unidad de Urología, durante una intervención junto a su equipo en quirófano. /I. A.
El doctor José Ignacio Abad, responsable de la Unidad de Urología, durante una intervención junto a su equipo en quirófano. / I. A.

La adquisición del láser Holmium ha permitido en el último año incrementar la resolución de este tipo de procedimientos con técnicas mínimamente invasivas

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El Hospital de Poniente ha conseguido dar un salto de calidad en el tratamiento de cálculos renales, también denominados litiasis renales, con técnicas mínimamente invasivas, gracias a la incorporación del láser Holmium, que es el mejor aparato que hay en el mercado para tratar endoscópicamente las litiasis renales.

En este sentido, un tercio de la lista de espera del Hospital de Poniente la ocupa el tratamiento de litiasis. La disponibilidad de este nuevo láser ha permitido no sólo incrementar la cantidad de intervenciones que se pueden llevar a cabo, sino también una resolución mayor y más efectiva para los pacientes.

En el último año se han llevado a cabo cerca de un centenar de procedimientos con láser, «lo que ha supuesto tanto un incremento del número de pacientes tratados como de la capacidad de resolución, de dejarles libres de litiasis. Esto nos permite lograr estancias cortas que benefician al paciente posibilitando dar el alta en 24 o 48 horas y en el caso de la ureteroscopia es posible hacer muchos de los procedimientos de manera ambulatoria, sin ingresos», explica el Doctor José Ignacio Abad, responsable de la unidad de Urología del Hospital de Poniente.

Cirugías abiertas

Desde que se abrió el Hospital de Poniente se llevan a cabo técnicas mínimamente invasivas como son básicamente ureteroscopia y nefrolitotomía percutánea, que es el abordaje del riñón desde la piel, colocando un tubo que permite acceder endoscópicamente al riñón para tratar los cálculos.

Esta técnica se hace en la unidad de Urología del Hospital de Poniente desde hace más de una década. «Es una cirugía mínimamente invasiva y nos ha permitido tener una amplia experiencia y profesionales muy preparados en esta técnica, con un alto grado de resolución frente a los procedimientos que se hacían antes con cirugía abierta, que era más compleja y el grado de resolución menor», indica el Doctor Abad.

Así, el responsable de la unidad de Urología explica que se ha conseguido « que la capacidad de resolución haya ido a más, pero también que se deriven menos pacientes a la unidad de Litotricia Extracorpórea y disminuir la realización de cirugías abiertas».

La disponibilidad de esta nueva fuente de energía, ha permitido «aumentar mucho la resolución de la litiasis, el tiempo de estancia, la capacidad incluso de hacerlo con anestesia local en el caso de pequeñas litiasis vesicales, lo que nos ha mejorado cualitativamente mucho y nos ha posicionado entre los hospitales andaluces en situación muy reconocida», indica el responsable de la unidad de Urología.

Aparatos flexibles

Por otra parte, el doctor Abad indica que la incorporación de este láser Holmium les ha supuesto «un salto cualitativo en el tratamiento de la litiasis porque permite realizar la cirugía percutánea renal, litotricia con instrumentos rígidos y litotricia endoscópica con instrumentos flexibles, logrando una mayor resolución de la litiasis. También ha permitido el tratamiento retrógrado mediante ureteroscopia con instrumentos semirrígidos e instrumentos flexibles, es decir el acceso al uréter y al riñón desde la uretra por vía retrógrada para localizar los cálculos, fragmentarlos y extraerlos». De esta manera, el láser ha supuesto que puedan utilizar aparatos flexibles llegando a hacer cirugía retrógrada renal, lo cual, sin herida, permite resolver litiasis de un volumen importante.

Las litiasis afectan a un 5% de la población y en el caso del Hospital de Poniente la afectación es un poco más alta.

No obstante, este nuevo láser permite el tratamiento multidisciplinar, de manera que aunque el uso se realiza mayoritariamente desde el área de Urología, también se está haciendo uso de él desde la unidad de Digestivo, para el tratamiento de litiasis en las vías biliares, ámbito el digestivo en el que el Hospital de Poniente está muy avanzado.

Actualmente desde el área de Urología se está trabajando en la posibilidad de hacer estos procedimientos con anestesia local para el tratamiento en pacientes muy patológicos y de hecho ya se han hecho algunos casos, en la sala de endourología, «permitiendo con anestesia local el tratamiento de pequeñas litiasis vesicales y de tumores vesicales pequeños en pacientes que por ejemplo tienen alto riesgo anestésico u otras circunstancias que les limitan», explica Abad.

Se trata de un tipo de técnica menos extendida y en cuya protocolarización se está trabajando en estos momentos pero que «permite realizarlo de forma ambulatoria y en pacientes con tumores vesicales pequeños y con mucha patología asociada, lo que contribuiría a evitar la anestesia y el paso por quirófano».

Por otra parte, el responsable del área de Urología apunta que «en el momento que podamos disponer de procedimientos que incluso se puedan hacer fuera de quirófano, con anestesia local, podremos ahorrar en lista de espera de quirófano, que hagamos lo que hagamos y por muchos recursos que invirtamos siempre hay unas colas indeseables. El que podamos solucionar el problema del paciente de esta forma nos permite agilizar listas de espera, igual que el hecho de hacer pacientes ambulatorios, con estancia corta, nos permite más capacidad de trabajo y beneficiar a los pacientes».

Asimismo, Abad señala que «las litiasis en personas con muchas patologías y con litiasis vesicales pequeñas o los tumores vesicales pequeños y recidivados, se podría evitar someter a estos pacientes al riesgo de múltiples anestesias y procedimientos quirúrgicos más invasivos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos