Ecologistas rechazan la planta de biomasa proyectada en El Ejido por ser «altamente contaminante»

Según han indicado el proyecto de Ence, con el que se pretende aprovechar los subproductos de los invernaderos, «pretende, verdaderamente, montar una central térmica cuyo combustible sería estos residuos»

EUROPA PRESS

La coordinadora ecologista almeriense Duna ha criticado este lunes el proyecto de Ence Energía y Celulosa para la creación de una planta de biomasa en El Ejido (Almería) que se nutrirá de los residuos agrícolas de la zona al tratarse, según han interpretado, de «una industria altamente contaminante».

Según ha indicado el coletivo en una nota, el proyecto de Ence, con el que se pretende aprovechar los subproductos de los invernaderos, «pretende, verdaderamente, montar una central térmica cuyo combustible sería estos residuos».

Para la coordinadora es «totalemente falso» que la actividad planificada sea «limpia» puesto que «no se ha inventado todavía una incineradora de basuras que no contamine», con lo que ha acusado a la compañía de emplear «términos engañosos» para dar a conocer su proyecto.

Así, la organización ha asegurado que este tipo de instalaciones «no conllevan ningún tipo beneficio ni para el medio ambiente ni para la salud», por lo que han pedido a las administraciones encargadas de dar el visto bueno al prOyecto que «tengan en cuenta los nefastos perjuicios que puede provocar la instalación de un planta incineradora».

«Los procesos de combustión, cualquiera que sea el material utilizado, conlleva la emisión a la atmosfera de una serie de gases contaminantes como puedan ser monóxido de carbono, dióxido de carbono o azufre, pero en este caso la situación es extremadamente más grave ya que cuando en el proceso de combustión el combustible que utilizamos posee una serie de productos químicos como venenos, plaguicidas o fungicidas, a los gases contaminantes procedentes de cualquier proceso de combustión hemos de unirle los gases resultantes de quemar estos productos químicos, que además resultan altamente tóxicos para la salud, agravándose más aún al entrar en el proceso restos de plásticos y rafias», han manifestado.

Desde la Coordinadora Ecologista Almeriense han trasladado su apuesta por la agricultura biológica «como solución al problema de los residuos» ya que la calidad y una racional utilización del suelo «prevalecerían sobre la cantidad del producto obtenido, en lugar de la agricultura intensiva que se está llevando a cabo y que provoca más perjuicios que beneficios».

Según los cálculos de la compañía, la nueva planta contará con una capacidad de producción de 31,5 megavatios y avanzadas tecnologías, y se estima que aprovechará cerca de 650.000 toneladas de biomasa de los invernaderos para su transformación en energía eléctricaa, dando una solución «limpia y eficaz al elevado volumen de los residuos de invernadero de la zona, que en la actualidad suponen un importante problema medioambiental».

 

Fotos

Vídeos