El don de la dislexia se esconde aún en las aulas de los centros educativos

Curso de mapasmentales realizado por Axdial para familias. /I. A.
Curso de mapasmentales realizado por Axdial para familias. / I. A.

La Asociación de Dislexia de Almería (Axdial) continuará este curso ofreciendo charlas y talleres en los centros educativos para informar, formar y sensibilizar

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Es cierto que cada día la palabra dislexia es más conocida por la población, que poco a poco se diagnostica más casos, pero aún queda mucho camino por recorrer y esa tarea de formar, informar y sensibilizar es la que tiene por bandera la Asociación de Dislexia de Almería (Axdial), que además el pasado jueves celebró el Día Internacional de este trastorno del aprendizaje, en esta ocasión con el mensaje de que la dislexia es algo muy normal y que todos podemos aprender de las personas que la tienen. Y es que las personas con dislexia suelen ser personas muy imaginativas, intuitivas, creativas y muy sensibles, y «eso es una riqueza inmensa que la mayoría de personas no la tienen», explica Mari Ángeles González, presidenta de Axdial.

A lo largo de los últimos cursos, esta asociación, con sede en El Ejido pero que cuenta con socios en toda la provincia de Almería, ha levado a cabo charlas y talleres por diversos centros educativos, enfocados a docentes y familias, a través de los que explicar en qué consiste este trastorno del aprendizaje, la importancia de su detección precoz, cuáles son esos rasgos que pueden convertirse en indicios para su detección y cómo trabajar en el aula y en casa a nivel educativo con los niños con dislexia.

«Estamos a inicios de curso pero ya tenemos programadas cuatro charlas para los próximos meses. Aún nos queda cerrar las fechas pero serán dos en Adra, una en El Ejido y otra en el Levante de Almería. No obstante, estamos abiertos a que todos los centros que lo deseen nos los soliciten, ya no tienen coste», explica Mari Ángeles González. Y es que el objetivo de esta asociación es «formar, informar y sensibilizar a toda la sociedad que se pueden enseñar y aprender de una forma diferente», indica su presidenta, quien añade que, además, durante las charlas dan pautas sobre otras formas de enseñar y que se convierten en los canales habituales a través de los que las personas con dislexia aprenden realmente.

Estos talleres incluyen experiencias y testimonios de personas con dislexia y herramientas prácticas que muestran docentes en activo de la provincia de Almería que en su día a día utilizan y que les ofrecen resultados positivos, como pueden ser los mapas mentales. «Las formas audiovisuales y en concreto los mapas mentales son el canal más directo por el que una persona con dislexia puede aprender», señala González.

Detección precoz

Cada día hay más sensibilización y formación sobre la dislexia, pero aún queda mucho por hacer. Existen unas adaptaciones no significativas para llevar a cabo dentro del aula, «pero realmente no se están llevando a cabo todas. Por ello nuestro hincapié en la formación e información para la sensibilización y detección lo antes posible, el seguimiento y la aplicación de esas adaptaciones significativas, como reducir el número de preguntas en los exámenes, dar más tiempo a la hora de hacer los exámenes, que no tengan que copiar enunciados o exámenes orales que son acciones muy importantes», subraya la presidenta de Axdial.

Para ello la implicación de los docentes es fundamental. «El año pasado se hizo un curso en el CEP de Olula del Río y Cuevas del Almanzora donde asistieron más de 110 docentes durante varios días y tres horas diarias, y los resultados ya los estamos viendo porque en los centros que participaron ya se están produciendo diagnósticos de niños con dislexia y se está trabajando con ellos con esas adaptaciones, que son fundamentales para su éxito educativo».

En esta línea, González recuerda que las pruebas de diagnóstico las puede solicitar cualquier miembro de la comunidad educativa, desde el padre, el tutor, un profesor o el orientador, entre otros.

«Un padre lo primero que tiene que hacer es dirigirse al tutor u orientador y si falla ese canal se solicita por escrito al centro con registro de entrada y solicitando una respuesta», explica la presidenta de esta asociación.

Solicitud de la adaptación de las PAU

Pese a que el curso 2018-2019 arrancó hace un mes y las Pruebas de Acceso a la Universidad aún queden lejos para aquellos que se tienen que examinar este curso, desde la Asociación de Dislexia de Almería recuerdan que los estudiantes que necesiten una adaptación de las PAU las tienen que solicitar durante el primer trimestre del curso a través de su centro educativo. «Hay bastantes alumnos que llegan a este curso sin un diagnóstico en firme y los orientadores se ven obligados a hacer ese diagnóstico deprisa y en el último año», explica su presidenta. Es el caso de su hija. «Hubo que diagnosticarla porque nadie lo hizo hasta segundo de Bachillerato y eso les perjudica mucho porque primero y segundo hacen media con la PAU y si no se les diagnostica y se les respeta las adaptaciones a las que tienen derecho, quiere decir que sus notas van a ser mucho menores que las de sus compañeros por no aplicarlas y no podrán optar a las carreras que ellos quieran». De ahí la importancia de un diagnóstico cuanto antes.

Los retos que quedan por conseguir en educación

Que cada día hay más información sobre la dislexia queda reflejado en que la Asociación de Dislexia de Almería no hay día que no reciba la llamada de algún padre pidiendo más información o con la voluntad de unirse a esta asociación, pero aún son muchos los niños con dislexia que quedan ocultos en las aulas. «Yo hice la prueba en uno de los centros que estuve, y vimos que no llegaba al 5% de alumnos diagnosticados, cuando se estima que entre un 10 y un 15% de la población tiene dislexia», señala Mari Ángeles González, presidenta de Axdial.

Es por ello que aún queda mucho camino por recorrer y muchos retos por alcanzar. Entre ellos, el primero sería una aplicación rigurosa de las adaptaciones no significativas dentro del aula y una mayor formación del profesorado para que dispongan de las herramientas para que el profesorado también pueda identificar si un alumno puede tener dislexia, cómo aplicar esas adaptaciones y qué metodología puede seguir para que esos alumnos con dislexia puedan aprender de la misma forma que sus compañeros, sin sentirse apartados o desmotivados por no poder seguir el ritmo de la clase.

Junto a ellas, existen otras peticiones como una mayor atención a la diversidad en las aulas, donde en vez de reducir las horas de Pedagogía Terapéutica y aumentar las ratios en las clases de atención a la diversidad, el objetivo debería ser el contrario. Asimismo, las familias piden la creación de ayudas y becas para aquellos núcleos familiares que tienen que hacer frente a los gastos de terapias fuera del horario lectivo para mejorar el rendimiento académico de sus hijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos