El SAS deberá pagar 700.000 euros a una mujer que quedó casi ciega e inválida tras una operación

Cirujanos durante una operación en quirófano. /
Cirujanos durante una operación en quirófano.

Fue intervenida para perder peso pero no se le practicó «un control postoperatorio nutricional», lo que le causó «importantísimas secuelas»

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

Quedó ciega e impedida tras una cirugía bariátrica -de pérdida de peso- realizada en el hospital Torrecárdenas y ahora el Servicio Andaluz de Salud (SAS) deberá indemnizarla con más de 700.000 euros. Es la historia de S. S. C., una vecina de El Ejido que a los 30 años de edad optó por someterse a una intervención quirúrgica debido a su obesidad. Sin embargo, meses después de la operación comenzó a sufrir «importantísimas secuelas que le han supuesto la quiebra total de su joven vida», denunciaron desde la asociación El Defensor del Paciente.

Entre estas secuelas se encuentra la pérdida casi total de visión en ambos ojos además de una polineuropatía sensitivo-motora que le llevó a quedarse sin movilidad en sus miembros junto a «otros muchos daños» que la hacen requerir la ayuda de terceros. Consecuencias derivadas, según confirma una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 96 de Madrid, de la falta de «un control postoperatorio nutricional» por el que, además, «tras múltiples actos médicos, se le reconstruyó el intestino por malabsorción».

La afectada acudió a El Defensor del Paciente y, tras ser derivado su caso al letrado Ignacio Martínez, se interpuso demanda contra la aseguradora del SAS. «A pesar de los años transcurridos» el letrado de la paciente entendió que «la acción no estaba prescrita, pues aparte de cirugías y otros tratamientos médicos durante ese período las lesiones fueron evolucionando hasta un estado secuelar de importante invalidez por el que el 10 de diciembre de 2015 se le reconoció un grado de discapacidad definitivo del 76 por ciento por la Junta de Andalucía, siendo que antes de que transcurriese un año se formalizó reclamación a la demandada».

La Audiencia Provincial de Madrid ha dictado ahora sentencia y condena a Zúrich como aseguradora del SAS a indemnizar a la afectada, S. C. C. de 41 años de edad, con una cuantía de 611.973 euros que, sumado a intereses y costas, elevará a más de 700.000 euros la cifra estimada que deberá percibir. Eso sí, tras un largo proceso judicial ya que la compañía de seguros recurrió la primera sentencia a favor de la paciente dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 96 de Madrid.

«La mala praxis era tan evidente que Zúrich no la discutió, pero sí la vigencia de la acción, los daños y su valoración», indican desde la asociación que ha dado a conocer este caso. El caso se ganó en primera instancia porque la jueza entendió que «la acción no estaba prescrita en el momento de su interposición pues no es hasta la valoración de la discapacidad de la Consejería de diciembre de 2015 cuando la actora pudo tener un cabal conocimiento del alcance final del daño, de sus últimas consecuencias, cuando pudo medir la transcendencia global que para ella tenían las secuelas que sufría».

Contra dicha sentencia Zúrich interpuso recurso de apelación reiterando la prescripción, lo que acaba de ser desestimado de plano por la Audiencia Provincial de Madrid. A su vez la paciente también recurrió en apelación para que se elevase la cuantía indemnizatoria, lo que es estimado por la Audiencia Provincial incluyendo ahora el perjuicio estético y otros conceptos, por lo que se eleva de 546.386 euros a 611.973 euros.

 

Fotos

Vídeos