El beneficio terapéutico de trabajar con perros

Eva Ríos con Tiza y Silvia Martínez con Sombra, son las impulsoras de este proyecto, que se puede conocer a través de las redes sociales y la academia Avanza, en El Ejido. /I. A.
Eva Ríos con Tiza y Silvia Martínez con Sombra, son las impulsoras de este proyecto, que se puede conocer a través de las redes sociales y la academia Avanza, en El Ejido. / I. A.

Emocionadogs es un proyecto que nació hace cuatro años en El Ejido y que está consiguiendo importantes objetivos terapéuticos

INMACULADA ACIÉN El Ejido

De la unión de la psicología y la pasión por los perros nació hace cuatro años Emocionadogs. Un proyecto que pusieron en marcha Silvia Martínez y Eva Ríos, y que está ofreciendo grandes resultados a sus pacientes.

Eva es psicóloga y experta en intervención asistida con animales, mientras que Silvia es neuropsicóloga y experta en intervenciones asistidas con animales y precisamente es la guía canina en las sesiones de trabajo. «Viendo muchos estudios que hablaban de cómo el uso de animales ayuda a conseguir objetivos terapéuticos, estuvimos formándonos. Empezamos como complemento con nuestros chicos y es muy bonito, muy enriquecedor y el perro es muy motivador para los pacientes», explica Silvia.

Desde Emocionadogs explican que este tipo de terapias está indicado para cualquier persona con trastornos o problemas psicológicos. De esta manera, comenzaron trabajando la terapia asistida con perros con sus propios pacientes y poco a poco fueron incluyendo proyectos con asociaciones como Activa Tu Ocio y DiCapacitados o Soy Especial y Qué.

La diferencia de sus técnicas de trabajo es que el uso de animales, el uso de Sombra y de Tiza, les permite abordar las sesiones de trabajo de una manera más divertida y como si de un juego se tratara, permitiéndoles llegar con más facilidad a las personas y eliminando los bloqueos que inicialmente pueden tener a participar en una sesión.

«Todo lo que hacemos está enfocado a reforzar su autonomía y a reforzar y potenciar sus habilidades cognitivas, pero lo hacemos divirtiéndonos y centrado todo en los ámbitos cotidianos de su vida», indica Eva.

Sus comienzos, tras un año de adiestramiento de Sombra para llevar a cabo la terapia asistida, fueron poco a poco, haciendo actividades de presentación. «Estuvimos con Activa Tu Ocio e hicimos algunas actividades con ellos. Vimos lo que disfrutaban los chicos con la actividad, lo divertido que se les hacía, que estábamos haciendo algo para potenciar sus habilidades, pero estaban jugando. A partir de ahí nos fueron contactando más y ahora trabajamos todos los sábados dos horas», un proyecto que compaginan con su labor diaria y que se convierte en un complemento a ese trabajo.

Es una terapia que aún no se conoce, pero realmente vale para cualquier tipo de problemática psicológica, porque con niños con necesidades educativas especiales, que es con lo que nosotras trabajamos más, hemos trabajado habilidades sociales, alimentación, lectoescritura, talleres de lectura o psicomotricidad, entre otros muchos», explica Eva. Sin embargo, también con los ancianos permite trabajar motivación, movimiento, memoria, atención o concentración, y con adultos con problemas como ansiedad, depresión o fobias también se convierte en un elemento motivacional.

«El elemento terapéutico no es el perro, es el trabajo que el terapeuta hace con el perro. El perro es el vehículo motivacional que te permite acercarte a personas que a lo mejor están más cerradas o blindadas. Hay mucha gente que no quiere ir al psicólogo y, sin embargo, este tipo de acciones los aleja del concepto inicial que tienen y permite acercarnos a ellos, aunque al final el trabajo es un trabajo de terapia psicológica, pero el vehículo es diferente», especifica esta psicóloga.

Las sesiones siempre comienzan con el saludo a Sombra o Tiza. Si son en grupo, primero hay que preparar la clase, hecho que hacen los propios chicos, con lo que ponen en práctica el trabajo en equipo. Tras eso se sientan en el suelo, para alejarse del concepto de mesa, silla, lápiz y papel, y deben estar atentos y tranquilos, para que Sombra o Tiza también se sientan tranquilas, con lo que trabajan la atención y la concentración.

«Un ejercicio que hicimos un día fue leer, por ejemplo, un cuento a Sombra entre todos. Unos leen mejor, otros peor, pero no importa porque Sombra también lee y eso los relaja. Luego hacemos un juego con tarjetas y dados. Hacemos preguntas sobre el cuento, pero a través de tarjetas de colores que colgaban del cuello de Sombra y que los niños eligen tirando un dado. Si aciertan se tira un dado de números y se van consiguiendo puntos que hay que sumar al final. Y ahí hemos trabajado la lectura, el juego, las normas, la comprensión, la memoria, la concentración, la atención y las matemáticas, y todo ello divirtiéndonos», señala Eva.

Una nueva asociación de ocio inclusivo, a punto de nacer

Eva Ríos y Silvia Martínez están trabajando también en la puesta en marcha de una nueva asociación, pensando en ofrecer una nueva alternativa que busque generar espacios de ocio inclusivo.

Una iniciativa que nacerá bajo el nombre de Cuenta Conmigo y que ya está registrada, a falta de comenzar a dar sus primeros pasos.

«Creemos que nuestros chicos pueden hacer otras cosas, a parte de las terapias y en las que esté incluida cualquier persona que quiera venir», indica Silvia.

«Cuando hablamos de chicos con necesidades educativas especiales, es cierto que mientras están escolarizados tienen una rutina en su día a día, pero conforme van creciendo se quedan como un poco más aislados del resto de actividades», explica Eva, al tiempo que añade que «el objetivo que tenemos con la asociación es construir un espacio en el que puedan seguir participando en actividades de manera integrada».

De hecho, ya han organizado diversas actividades como salidas de kayac, padelsurf o hidropedales, además de alguna salida a la Balsa del Sapo. A través de esta nueva asociación se trataría de dar continuidad a esas propuestas, con las que generar espacios en los que pasarlo bien y donde no importa tener una discapacidad o no tenerla, porque precisamente se trata de integrar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos