Balerma denuncia con imágenes

Balerma denuncia con imágenes

La maleza evita prácticamente ver el fondo de una rambla que cada día arrastra miles de litros de agua hasta el mar y los vecinosmiran con miedo al cielo pidiendo que el tiempo sea clemente con ellos

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Dice el refrán que nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. Eso es precisamente lo que la Junta Local de Balerma y los vecinos de ese núcleo urbano quieren evitar y por ello llevan pidiendo a la Junta de Andalucía la limpieza del cauce de la rambla El Sentir desde el año 2012.

Seis años de llamadas y peticiones, sin respuesta, en los que no se han llevado a cabo tareas de limpieza y mantenimiento de esta rambla, pese a los problemas de seguridad que puede provocar la caída de lluvia torrencial, como se han visto en distintas zonas del municipio en diversas ocasiones en estos últimos años y que podrían provocar el desbordamiento de la rambla.

En esta línea, el presidente de la Junta Local de Balerma, Antonio Gómez, subrayó que «es un peligro inminente, en cualquier momento el pueblo se puede ver inundado y los daños materiales pueden ser reemplazados, pero no los daños personales que son irreemplazables, y podría ser una catástrofe para Balerma».

En este mismo sentido, Gómez hizo hincapié en que «ante una riada, el cauce de la rambla está colapsado y cualquier palo más largo de cuatro metros haría tapón y el pueblo se inundaría por completo».

Es por ello que el presidente de la Junta Local de Balerma expresó lo que muchos vecinos piensan en silencio, que ojalá «nunca haya una gota fría porque lo pasaríamos muy mal en el pueblo. Esta es la única rambla que tiene el municipio en su interior, la única con salida al mar, se encauzaron dos ramblas y las dos vienen aquí. Le llamamos rambla, pero se le podría llamar río, porque es un cauce permanente todos los días de agua. Aproximadamente se están volcando al mar 150 litros por segundo y más con la necesidad que hay en el campo de esa agua».

Por su parte, el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, recordó que las ramblas tienen una importante función como herramienta de evacuación de la correntía de aguas que producen las lluvias e hizo especial hincapié en que El Ejido es una zona «donde las lluvias suelen ser torrenciales, con lo cual es muy necesario tener los cauces limpios».

Asimismo, el máximo responsable municipal afirmó que desde el Ayuntamiento se han dirigido desde 2012 en numerosas ocasiones a la delegación de Medio Ambiente para que deje los cauces de las ramblas limpios, al tiempo que señaló que la de Balerma es la único que desemboca en el mar. «Dudo mucho que en caso de lluvias, esta rambla pudiera cumplir con la misión que tiene encomendada», apuntó Góngora en alusión a la numerosa vegetación y cañaveras que se alojan en el lecho de la rambla. La rambla El Sentir recoge agua de una parte de la Sierra de Gádor hacia abajo, por lo que «son muchas hectáreas y kilómetros cuadrados de agua los que recoge esta rambla», puntualizó Góngora quien aludió a la pasividad de la Junta de Andalucía en una limpieza necesaria para este núcleo de población.

«La última limpieza fue en 2010 y no se hizo bien. Han pasado ya ocho años cuando los cauces se deberían limpiar cada año», indicó Góngora, quien también aludió a la dilación en la tramitación de expedientes de la consejería de Medio Ambiente. Sobre ello también hablaron algunos afectados, como Cristina López, abogada de un agricultor de la zona, que explicó que están realizando gestiones para la limpieza de la rambla pero que desde Medio Ambiente les comunicaron que están dando respuesta ahora a los expedientes de mediados de 2017.

La competenciade la limpieza dela rambla es de la Junta

El alcalde de ElEjido, Francisco Góngora, quiso adelantarse a lo que denominó el «juego de las competencias» y dejó claro que la competencia en materia de limpieza del cauce de la rambla es de la administración titular que es la Junta de Andalucía. «Es un cauce público que corresponde a la Junta, lo único que nosotros tendríamos que limpiar son enseres domésticos y residuos urbanos que hubiera a la altura del núcleo de población y no se observan ese tipo de enseres». En este punto, Góngora puso de manifiesto que es «vegetación muy alta lo que hay, que no sé la de superficie que pueden ocupar no solo en la desembocadura, sino también hacia arriba», al tiempo que apeló al sentido común y al importante riesgo que hay para la población, pidiendo su limpieza a la Junta.

 

Fotos

Vídeos