Ayudas económico-familiares para luchar contra la exclusión social

Ayudas económico-familiares para luchar contra la exclusión social

A través del programa cofinanciado entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía cada año se atienden a más de 200 familias y unos 500 menores

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El gobierno local destinó hasta julio algo más de 100.000 euros a mejorar el bienestar de aquellas familias que, con hijos a su cargo, se encuentran viviendo una situación complicada, debido a problemas económicos de tipo transitorio. Es por ello que, a través del Programa de Ayudas Económicas-Familiares, el Ayuntamiento pretende aliviar algunas de las necesidades más básicas de la vida diaria de cualquier hogar como es la compra de alimentos, especialmente infantiles, la adquisición de material escolar o sufragar los gastos de luz y agua.

Asimismo, este tipo de ayudas tienen como objetivo contribuir a evitar que familias del municipio caigan en la exclusión social. Para la concejala de Servicios Sociales y Mujer, Delia Mira, «es muy importante atender las necesidades de los colectivos y personas que más lo necesitan para garantizar así la igualdad de oportunidades y derechos; sobre todo cuando hay niños». De igual forma, Mira aseguró que para el gobierno local «representa una prioridad el atenderlos y procurar que vivan en unas condiciones dignas en las que tengan las necesidades más primarias cubiertas».

En este sentido, la Junta de Gobierno Local aprobó recientemente una nueva partida cercana a los 20.000 euros destinada a este fin.

Por otra parte, este programa, que se encuentra cofinanciado entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, es de carácter temporal. Es por ello, que estas ayudas suponen un medio para conseguir unos determinados objetivos de intervención profesional.

Este programa se aplica a familias con menores en una situación de necesidad y cuyo objetivo final es evitar su institucionalización. Por tanto, su concesión lleva consigo un trabajo de intervención familiar que repercute en el nivel de bienestar de los menores.

En esta línea, cabe recordar que cada año se atienden a más de 200 familias y unos 500 menores, de manera que «se convierte en un importante recurso de intervención social», indicó Mira, quien insistió en «la necesidad de continuar articulando políticas sociales dirigidas a los colectivos más desfavorecidos a fin de garantizar unos niveles mínimos de asistencia social; evitando, en la medida de nuestras posibilidades, situaciones de desigualdad».

De igual forma, la concejala de Servicios Sociales apuntó que «este tipo de programas se convierten en una herramienta clave para aliviar periodos transitorios difíciles y nos sentimos en la obligación, como Administración más cercana al ciudadano, de continuar articulando medidas y programas dirigidos a reforzar las prestaciones sociales entre quienes más lo necesitan y que, por tanto, precisan de todo nuestro respaldo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos