Alumnos del colegio Mirasierra comparten una jornada con los Mayores de Las Norias

Algunos de los mayores junto a los pequeños del colegio Mirasierra durante el taller de abrazoterapia./I.A.
Algunos de los mayores junto a los pequeños del colegio Mirasierra durante el taller de abrazoterapia. / I.A.

Baile, abrazoterapia o mindfulness fueron algunas de las actividades que llevaron a cabo durante la mañana en el Centro de Mayores de la localidad

INMACULADA ACIÉNEL EJIDO

Durante muchas semanas, un grupo de personas mayores del núcleo urbano de Las Norias participó junto a los alumnos de primero y segundo de Primaria del CEIP Mirasierra de la localidad en un proyecto intergeneracional que permitió a los pequeños conocer cómo se vivía hace algunas décadas, cómo era la escuela y la educación, los juegos tradicionales y la manera en que los niños se entretenían, entre otros muchos temas. Cada miércoles el tema variaba y con cada semana que pasaba la relación entre los niños y los mayores se fue haciendo más estrecha, permitiendo que los pequeños hayan descubierto de una manera muy directa el pasado de este núcleo urbano, pero a la vez poniendo en valor a nuestros mayores, así como su experiencia y conocimientos.

Esta semana, sin embargo, ese encuentro cambió de escenario, ya que les tocó a los estudiantes del Mirasierra abandonar las aulas para visitar a los que ya consideran sus abuelos en el Centro de Mayores de Las Norias, en una jornada de convivencia muy emotiva, que puso el cierre al proyecto este curso.

El poder de un abrazo

A lo largo de la mañana, el grupo compartió distintas actividades como baile y mindfullness o atención consciente.

Sin embargo, uno de los momentos más bonitos de la jornada llegó de la mano del taller de abrazoterapia, donde los pequeños se fusionaron con los mayores en un ejercicio que contribuye a conseguir un buen equilibrio y que contribuye a reducir los niveles de estrés, al tiempo que aumenta la sensación de bienestar.

De hecho, los abrazos consiguen que las personas se sientan mejor consigo mismos e influyen muy positivamente en la actitud mental tanto de quien recibe el abrazo como de quien lo da y sobre todo cuando se dan con tanto cariño como fue el caso de los participantes en esta jornada de convivencia.

Por otra parte, esta iniciativa contó también con la participación de la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de El Ejido, Delia Mira, que participó de algunas de las actividades que se llevaron a cabo como el taller de mindfulness y que para los pequeños fue una experiencia nueva.

Esta es la segunda edición del proyecto intergeneracional que el colegio Mirasierra lleva a cabo con éxito, ya que los pequeños participan activamente y aprenden desde la experiencia, lo que permite que el conocimiento se adquiera de una manera diferente.

Emilio Rosa, director del colegio, explica que «es el proyecto más bonito que hemos llevado a cabo este año, el de buscar lazos afectivos entre dos generaciones separadas tanto años, y el miércoles lo culminamos de una manera muy especial en el Centro de Mayores con una jornada muy emotiva, ya que tras estos meses en los que los niños han hecho de estas personas sus abuelos, verlos abrazarse y demostrar su cariño fue muy bonito». Asimismo, Rosa muestra su deseo de que este proyecto pueda continuar desarrollándose el próximo curso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos