CD El Ejido

Santo Domingo, confirmado, un infierno

Sergio Sánchez conduce el balón en un partido con escaso bagaje ofensivo para los ejidenses, que vuelven a caer en casa. /PACO ALONSO
Sergio Sánchez conduce el balón en un partido con escaso bagaje ofensivo para los ejidenses, que vuelven a caer en casa. / PACO ALONSO

El Talavera ahonda en la crisis de local del El Ejido y endosa la cuarta derrota consecutiva en casa

PACO ALONSO

el ejido. Ni un solo tiro a puerta en la primera parte es escaso bagaje, sobre todo si se juega como local, pero más aun cuando se continúa prácticamente romo en la segunda y puede la impotencia. También es sabido que está siendo un suplicio jugar en Santo Domingo para el CD El Ejido, y ante un serio Talavera volvió a repetirse la historia tres veces vivida antes. En ese sentido, tras el trío de derrotas consecutivas en propio feudo y la brecha evidente entre una parte de la grada y el técnico, pero llegando a la cita tras vencer en Marbella, el cuadro celeste comparecía para medirse uno de los conjuntos de la zona alta de la tabla, que ahondó en la crisis con buen planteamiento.

0 CD EL EJIDO

Aulestia; Emilio Cubo, Sergio Sánchez, Sergio Jiménez, Tomás; Gabri, Jesús Rubio (Mauro, min. 83); Javilillo, Carralero (Jony, min. 77), Antonio Pino; y Jordan Sebban (Vicente, min. 83).

1 TALAVERA CF

Gianni; San José, Nandi, Juanra; Melchor, Íker Rodellar, Reguera, Jonxa; Óscar Martín (Cristian, min. 78), Espinar (Laerte, min. 85) y Oca (Madrigal, min. 88).

Fran Alcoy dibujó defensa de tres, con otros tantos centrales natos, o de cinco, según la situación, con dos carrileros de largo recorrido, acumulando hombres en la medular y ahogando la salida de balón de Jesús Rubio. Con Jordan Sebban portando el '9' a la espalda y con eje central de la zaga compartido por 'los Sergio', Jiménez y Sánchez, se cubrieron las bajas, cuantiosas e importantes, pero para verse superado al inicio. El Talavera salió a por el mando y se lo quedó para no dar opciones de proyección atacante a los celestes. Es cierto que no ocasionó problemas y que sus intentonas carecían de la mordiente necesaria, pero también que logró que los minutos avanzasen y, con ellos, la frustración local.

Insulso juego

Hasta el descanso la grada soportó un mal espectáculo de balones en largo, poco raseo y poca precisión en términos generales, más en las filas ejidenses, con un cuadro talaverano muy serio. Avisó a los 20 segundos con un primer disparo de Íker Rodellar, seguido por otro de Oca a los cinco minutos, ambos desviados, como también un cabezazo de Nandi, incorporado al ataque en la salida del primer saque de esquina visitante. Llegados al cuarto de hora, y sin noticias de El Ejido de mitad de campo hacia adelante, Reguera entró al segundo palo en una falta lateral para rematar forzado al lateral de la red.

La respuesta fue el primer córner para El Ejido, botado horriblemente por Tomás, que sin embargo estaba siendo el único que quería bajar el cuero y rasearlo para encontrar criterio de juego. En el minuto 19 precisamente entró hasta la cocina, tiró el pase atrás sin rematador pero con roce en el brazo, pegado al cuerpo, de Juanra, con la consiguiente petición de penalti. Cuando Rubio pudo tener más balón el conjunto celeste mejoró. Alguna vez se logró circular y en una de esas Carralero habilitó a Javilillo, pero se adelantó el meta Gianni, muy atento. En el minuto 36 se estuvo lo más cerca del gol que se pudo en todo el partido, con un lanzamiento olímpico de córner de Jesús Rubio que sacó el portero bajo su larguero.

Mejoría insuficiente

Había ido a más, sin duda, el cuadro de Alberto González, pero antes del descanso de nuevo el Talavera cogió la batuta, con Espinar precipitándose al volear desde muy lejos, y con el mejor visitante, Óscar Martín, en jugada personal hasta encontrar hueco para el disparo, no demasiado potente. Así se llegó al descanso y así se continuó a la vuelta, con el CD El Ejido queriendo dar el paso al frente. De hecho, en el 48 un centro de Cubo tras pasar el cuero primero por Carrelero y después por Rubio, fue rematado fuera con la testa por parte de Javilillo.

Carralero, con todo, estaba escaso de confianza en el uno contra uno. Y es que pese a jugar en casa y empatar a cero, los de Alberto González dejaron la manija a los de Fran Alcoy y prefirieron correr el contraataque, sin éxito en ningún caso. En el 62 Espinar se giró en el área en un saque de banda y chutó duro a la escuadra del palo corto, pese a estar escorado, para que se luciese Aulestia con una manopla milagrosa. Varios tiros lejanos y un cabezazo fuera de Juanra en una falta lateral anunciaron el gol. En el 70 Óscar Martín se lució con una rabona que impactó en el brazo de Emilio Cubo, y esta vez sí decretó Lax Franco una pena máxima que transformó Oca. Desde ahí, y con nervios a flor de piel, Rubio tiró alto una falta propicia para su calidad, falto de inspiración, y los cambios, dos procedentes del Berja, solo aceleraron y no mordieron. En el descuento, tras subir Aulestia a rematar, Emilio Cubo vio la roja para impedir el 0-2 a puerta vacía, sumando otro mal a la dura derrota, seguida de la protesta contra el míster desde la grada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos