Javilillo, que fue el mejor jugador ejidense, se escapa de su marcador en la jugada del gol.
Javilillo, que fue el mejor jugador ejidense, se escapa de su marcador en la jugada del gol. / LOF

CD EL EJIDO

El Ejido se despide dando la cara

  • Los celestes, que caen ante un sólido líder, mantuvieron el pulso y estuvieron cerca del empate

El CD El Ejido no pudo cerrar la temporada con una victoria frente al Lorca, pero unos y otros acabaron la fase regular saliendo por la puerta grande, porque si el equipo lorquino sumó 73 puntos al ganar al CD El Ejido poniendo así la guinda a una campaña con tres técnicos, los delanteros más importantes, Chumbi y Onwu, lesionados, y el plantel viviendo y entrenando muy lejos de la Ciudad del Sol ya que no le dejan hacerlo en el Artés Carrasco, el conjunto ejidense sólo tenía la intención de quedarse en la categoría de bronce, en su primera temporada, algo que consiguió la pasada semana tras empatar en casa.

Partido intrascendente el que disputaron lorquinos y almerienses. Los visitantes tuvieron el detalle de hacer el pasillo de honor a los campeones. Los de casa, a la espera de rival en el playoff de ascenso. Uno puede ser el Albacete, por ello no perdió detalle Aira. Otro, el Barcelona B, quien envió a Alberto Castillo para grabar el partido.

De trámite

Como era de esperar, David Vidal puso en liza un once inédito en el Lorca, donde destacó el debut del jugador bullense del filial, Morros. Es el quinto jugador del B que juega con el primer equipo en la presente campaña. Otra buena noticia es el regreso del almeriense Molo, después de estar más de dos meses sin jugar. En el palco, muy atento el jefe, Xu Gembao en su segunda fila habitual. En la primera, el consejero Bin Wan con el vicealcalde, Paco Montiel.

El Lorca empezó mandando en el partido. A los no habituales se les vio con un plus de motivación. Dani Ojeda por un costado y Urko Arroyo por otro, desbordaban bien y Jaime Moreno era un incordió para la zaga visitante.

El Ejido buscaba robar y salir rápido. Javilillo proponía detalles y a veces Narváez mostraba cosas distintas. El Lorca dominaba pero no creaba ocasiones de gol. En una jugada aislada, Morros salvó a su equipo en el minuto veinticuatro.

Lo mejor del primer acto ocurrió en el minuto 29. Gran jugada de Jaime Moreno, precioso recorte, buen remate pero el balón le cayó al almeriense Molo, que había subido a un saque de esquina, quien tocó lo justo para despistar a Álvaro García. No por ocasiones, pero si por juego, el equipo lorquino merecía ir por delante en el marcador.

El empate

Antes del descanso, empató el CD El Ejido. Fue como consecuencia de una jugada rápida, buen desmarque de Javilillo que sacó un buen disparo cruzado, batiendo a Lafrentz. Un buen gol, que ponía las tablas y hacía albergar ilusiones a los jugadores de Alberto González por tratar de aguarle la fiesta al campeón del grupo.

El Lorca quiso más. A falta de dos minutos para el intermedio, en una gran jugada entre Noguera y Urko Arroyo, este, cuando iba a marcar, resbaló de forma incomprensible y vio pasar de largo la oportunidad de volver a mandar en el marcador.

La segunda parte fue de guante blanco. Los dos equipos jugaron sin complejos. La posesión estuvo repartida y apenas hubo llegadas claras. A los cuatro minutos, Álvaro García realizó un paradón a disparo del mejor jugador local, Jaime Moreno. El más destacado visitante, Javilillo, con diferencia.

Moreno merecía el gol y lo consiguió cuando se cumplían los 62 minutos de juego. Fue como consecuencia de un jugadón de Borja Martínez, posterior buen centro y de remate inverosímil, de espaldas a la portería, para marcar un auténtico golazo por parte del jugador lorquino.

La siguiente acción destacada ocurrió a falta de tres minutos para que concluyera el encuentro. Fue una jugada iniciada con una preciosa pared de Apeh con Noguera, este le devolvió el balón y, Apeh delante de la meta defendida por el cancerbero ejidense, cruzó en exceso, con lo que se quedó en intento y no en gol la jugada.

El CD El Ejido no quiso irse de vacío del Artés Carrasco y continuó atacando a la 'caza y captura' de un gol que pusiera las tablas en el marcador. Lo cierto es que el equipo ejidense mostró una buena imagen, pero tampoco dispuso de claras ocasiones. Las que llegaron en la recta final del partido fueron tímidas y el gol nunca estuvo cerca de verse convertido. Al final, los ejidenses se despiden con el sabor del buen trabajo realizado.