La VI Media Maratón se queda en casa

  • El año pasado se quedó a las puertas, pero en esta ocasión no podía dejar pasar la oportunidad de cumplir su principal objetivo, «ganar la media de mi pueblo». Lo decía el propio ejidense Jonathan Aguilera del Club Murgiverde de El Ejido quien lograba ayer tras 1 hora, 16 minutos y 32 segundos cruzar la meta del Estadio Municipal de Santo Domingo y hacerse con la victoria absoluta de la VI Media Maratón Ciudad de El Ejido.

Pero el camino hasta conseguirlo no fue fácil. Porque los resultados obtenidos en la mañana de ayer para el primer ejidense que lograba hacerse al final con el primer puesto de esta prueba, tuvieron que demostrares sobre el asfalto. «Este año me he preparado mejor, he hecho mejor tiempo y ha salido bien porque he restado 40 segundos y no he llegado tan cansado como el año pasado y eso es buena señal». Por eso, con una sonrisa de oreja a oreja y una ilusión que no puso ni quiso disimular, Aguilera rebasaba la meta bajo el fuerte aplauso de las decenas de vecinos que no quisieron perderse esta importante competición que cuenta con un circuito homologado por la Real Federación Española de Atletismo.

Sin embargo no fue ni mucho menos la única alegría vivida ayer. Un poco más tarde, tras 1 hora, 35 minutos y 25 segundos bajo un sol que no abandonó al casi medio millar de corredores que se daban cita en la Media Maratón Ciudad de El Ejido organizada por el Instituto Municipal de Deportes y el Club de Atletismo Murgiverde, la mejor de las féminas, Joane Barfoot, integrada también en este club, volvió a imponerse en la meta en primera posición al igual que lo había hecho apenas siete días antes en la carrera de 10 Kilómetros del Puerto de Almería. Quizás por eso ya no pudo evitar emocionarse.

Y tras cruzar la línea de meta poco más de una hora y media después de haber hecho su salida, Barfoot alcanzaba la victoria femenina de esta importante prueba incluida en el calendario andaluz de ruta de la F.A.A., y lloraba emocionada mientras se abrazaba a algunos de sus familiares que le aguardaban a su llegada.

Una mañana especial para los amantes del atletismo pero sobre todo para los corredores ejidenses, quienes consiguieron posicionarse en los primeros puestos de las distintas categorías, en un domingo en el que el sol no quiso darles tregua ni un solo segundo durante el recorrido. Que se hizo largo.

Porque aunque el lorenzo había decidido no aparecer a primera hora del domingo, al menos no con tanta fuerza, a la hora prevista de salida a las diez de la mañana, ya brillaba en todo su esplendor. Ni pizca de viento, ni siquiera una leve brisa, así que no era de extrañar que muchos corredores optaran por tomárselo con calma e ir poco a poco, paso a paso, para poder así completar un recorrido de 21,097 kilómetros en el que había que dar dos vueltas a un circuito de 10.548 metros, eso sí, con un chip electrónico para controlar tanto el número de vueltas como los tiempos por categorías y clasificaciones de los participantes.

«Lo más duro es cuando llegas al Bulevar y te das cuenta de toda la pendiente que tiene», explicaban aún casi sin aliento algunos de los participantes de esta prueba. Y es que lo más duro es conseguirlo, pero una vez rebasaban la línea de meta los corredores, uno a uno iban pasando por los puestos de avituallamiento donde pudieron hidratarse y comer algo de fruta. Y llevarse hasta una caja de verduras. Porque el mayor patrocinador de estas pruebas organizadas por el Instituto Municipal de Deportes de El Ejido y el Club de Atletismo Murgiverde, ofreció a todos los corredores participantes una caja de verduras de Femago y una bolsa con una camiseta, una gorra y otros regalos.

Buen ambiente

Si hace apenas una semana el concejal de Deportes del Ayuntamiento de El Ejido, José Andrés Cano, expresaba que el objetivo principal que se persigue con esta iniciativa impulsada por el IMD y el Club Murgiverde no es otro que apostar por la «promoción deportiva y promoción de nuestra ciudad» además de «provocar que tengamos que superarnos edición tras edición», lo cierto es que se cubrió y con creces, ya que ni siquiera el hecho de que en esta edición no hubiesen premios en metálico evitó que los amantes de este deporte se dieran cita la mañana del domingo en El Ejido.

Así, tras ir llegando uno a uno a la meta hasta prácticamente pasado el mediodía, corredores y público asistente en las gradas se mostraban expectantes y a la espera de una entrega de premios que por fin se quedó en casa. Como insistía el concejal ejidense, «los objetivos de este encuentro deportivo son los de concienciar a toda la ciudadanía para que disfrute de un evento de alto nivel, y que a través de estas pruebas populares los vecinos puedan engancharse al deporte, conseguir una mayor implicación de la sociedad civil en eventos deportivos y mostrar a través de esta modalidad competitiva un espejo en el que las diferentes generaciones puedan comprobar como la práctica del deporte puede llevarse a diferentes niveles y edades».

Y vaya si se han conseguido. Porque los distintos corredores locales o no que se hicieron con los primeros puestos del podio recogían sus trofeos a la una de la tarde acompañados en su mayoría por sus hijos pequeños y familias quienes les animaban y laureaban con aplausos por recibir la recompensa a tan duro esfuerzo. Además, fue una jornada donde no se pudo olvidar la tragedia sufrida hace apenas unos días en Boston por lo que todos los participantes lucieron un crespón negro en sus dorsales a modo de homenaje.

Tras una jornada donde convivieron distintas generaciones, ya que una vez más los veteranos volvieron a demostrar que están más que preparados para poder con esta media maratón, los corredores se marcharon a casa con el buen sabor de boca de haber cumplido su objetivo, y pensando cómo no, en volver a entrenar para estar de nuevo a punto en la que será la séptima edición de la Media Maratón Ciudad de El Ejido. Hasta el año que viene.

Carrera de 11 Km de Promoción

Pero la VI Media Maratón Ciudad de El Ejido no fue ni mucho menos la única prueba protagonista de la mañana del domingo en la localidad del Poniente Almeriense. Y es que cientos de participantes optaron por inscribirse en la Carrera de 11 Km de Promoción, cuyo recorrido consistía en dar una vuelta al circuito de la Media Maratón de unos 11 kilómetros. Eso sí, con salida y llegada desde el mismo sitio, el Estadio Municipal de Santo Domingo.

De hecho, la estampa fue de lo más variopinta. Divididos en este caso en tres categorías, Jóvenes, Senior y Veteranos, quienes también recibieron posteriormente su trofeo para los tres primeros clasificados de cada grupo, los corredores disfrutaron, aunque algunos más y otros menos, del mismo circuito, acompañados en muchos casos de amigos y compañeros de los diferentes clubes participantes. Una prueba de fuego para muchos de estos atletas ya que si bien es cierto que para esta carrera se inscriben numerosos vecinos aficionados a este deporte, lo cierto es que para otros supone un paso más para alcanzar sus objetivos y poder seguir compitiendo en otros sitios o pasar posteriormente a atreverse con la maratón. Los corredores lucieron un crespón negro en sus dorsales a modo de homenaje a las víctimas del reciente atentado de Boston, al igual que lo hicieron los participantes de la Media Maratón. Una carrera que también dejó estampas tan entrañables y admirables como la llegada a la meta de una corredora acompañada de su hijo al que había llevado consigo empujando poco a poco su carrito.