CD El Ejido

Encefalograma plano en El Ejido

Mario agarra al celeste Emilio Cubo, en lo que pudo ser una acción de penalti. /PACO ALONSO
Mario agarra al celeste Emilio Cubo, en lo que pudo ser una acción de penalti. / PACO ALONSO

El Recre gana en Santo Domingo en el peor partido de los celestes

PACO ALONSOEL EJIDO

'Duelo generacional' es una expresión no demasiado utilizada en el fútbol, pero viene a ser definitoria del encuentro entre el CD El Ejido, un club de cinco años y pico de vida transitando por su segunda campaña en la categoría de bronce del fútbol español, y el decano del mismo, que este 2018 cumplirá 129 años y que vive su undécima campaña en Segunda B. Son datos a tener en cuenta para frenar las prisas locales por llegar a la cima. Casi 'cogidos de la mano' en la tabla clasificatoria, con los ejidenses sumando 34 puntos y los onubenses 32, ambos equipos se mostraron respeto y se guardaron las distancias, sólo rompiendo el equilibrio un golazo que se sacaron de la chistera Lazo y el viento en el minuto 20, de entre la nada. Lo de después fue una absoluta falta de inspiración local, además de luchar contra los elementos, más orden visitante.

Hasta ese momento, el reparto del balón dio más minutos al Recre, si bien nadie parecía quererlo de manera decidida, y desde el 0-1 se mantuvo el pulso de un modo similar hasta que el CD El Ejido asumió la responsabilidad de dar un paso al frente pese a sus tres centrales de inicio, cambio de dibujo para impedir la sangría de goles encajados. Fueron los minutos de más sensación de peligro por parte del cuadro recreativista, al contraataque, pero sin embargo los de Alberto González vieron que con un poco más podían entrar hasta la misma 'cocina' rival, empezando a utilizar más la banda derecha con Emilio Cubo. Experimentado, el Recre contó en su once con los ex de la UDA Natalio y Casado, con recorrido en varios equipos de Primera División.

El viento juega

Sin apenas llegadas, pero con una insistencia inicial de los visitantes que provocó dos córners consecutivos, el partido transcurría entre su tanteo inicial, con el costado izquierdo del ataque como el mas incipiente en los locales, pero al mismo tiempo el que más recibía las entradas del decano. Varias incursiones en el área por parte del CD El ejido no tuvieron incidencia debido a las faltas de anticipación unas veces y de precisión otras tantas. El primer aviso llegó en las botas de Ale Zambrano, con un centro muy peligros hacia Natalio que Cristian atajó firme abajo. En medio de esa batalla táctica propuesta por ambos banquillos, Echu fue el primero en chutar entre los tres palos, minuto 19, desde la frontal y fácil para el meta Marc Martínez.

La mala noticia llegó acto seguido, porque la respuesta del Recre fue un tiro escorado y distante de Lazo que logró lo que pretendía con la ayuda del aire, sorprender a un Cristian que sólo pudo recoger el cuero de sus mallas. Jarro de agua fría entre la lluvia, tocaba remar contra el viento, literalmente, que sí iba a estar a favor en la segunda mitad, pero sólo el meteorológico. Tardó en echar el paso atrás el conjunto onubense, en parte empujado por un más necesitado equipo local, pero llevó peligro al contragolpe sin claridad, con sólo una vaselina desviada de Gorka Santamaría a cesión de Natalio como intentona seria. En el otro costado, Jean Calvé chutó flojo y Pino protagonizó un cabezazo tímido antes de emprender el camino a vestuarios.

Desaparecidos en ataque

Nada más comenzar el segundo tiempo llegó otra mala noticia, puesto que Emilio Cubo, el mejor 'abrelatas' sobre el campo, tuvo que retirarse tras un duro choque con Traoré. La jugada venía de una doble ocasión muy clara para los recreativistas, con una mano cargada de reflejos de Cristian a tiro de Lazo desviado por la defensa, y cuyo rechace cogió Natalio y sacó bajo palos Jean Calvé. El partido perdió de nuevo el ritmo que tendría que haber cogido, el que interesa al que va por detrás. El CD El Ejido no encontró respuesta en los cambios introducidos por González, uno obligado y dos para cambiar la cara a su equipo. Javilillo, Gabri y Carralero en el césped fue la última apuesta desde el banquillo.

Pero el problema era más profundo, ya que lo que faltaba era inspiración dentro del rectángulo de juego en un encuentro de escaso brillo por parte de ambos rivales. Además, Javilillo se autoexpulsó en dos jugadas consecutivas, ambas amarillas absurdas en sólo dos minutos, estando menos de media hora sobre el campo. Por poco sentenció Lazo algo antes con en un mano a mano forzado que sacó Cristian, y los celestes, mermados y desconectados, no tuvieron pulso. El único tiro celeste de la segunda parte fue de Echu desde más de 30 metros, a la desesperada, y en la última jugada Carralero quiso morder dentro del área, con garra, pero está escrito que 'lo que no puede ser, no es, y además es imposible'.

 

Fotos

Vídeos