CD El Ejido

El Ejido progresa adecuadamente

El celeste Alfonso avanza por banda izquierda, acosado por un rival. /PACO ALONSO
El celeste Alfonso avanza por banda izquierda, acosado por un rival. / PACO ALONSO

Dos de dos en Santo Domingo tras ganar a un Villanovense al que Aulestia paró un penalti con 2-1

PACO ALONSOEL EJIDO

Seguro se vio el mejor CD El Ejido de lo que va de temporada, algo natural cuando el trabajo está ahí y se siguen unas líneas claras hacia un objetivo. Además, también emergió el mejor Pino posiblemente no del curso, sino desde que llegó a Santo Domingo, para marcar y asistir, sintiéndose cómodo por considerarse importante en el dibujo. En esas, la frágil defensa del Villanovense apareció por el feudo celeste para que los estiletes que Alberto González había puesto sobre el verde acumulasen llegadas y peligro, no todas las veces con tiro. Pese a ello, hubo que remontar y mandó el balón parado.

Otro hombre del partido fue el central visitante Esteban Muñoz, que estuvo en todas: marcó el 0-1, impidió el 1-1 bajo palos, hizo un penalti clamoroso por manos que Moreno Muñoz no vio y volvió a impedir el 1-3 en área chica. Como nota general, el CD El Ejido 'progresa adecuadamente', porque hay margen de mejora, pero su fútbol ya da para decir que Santo Domingo es un fortín. Eso sí, Aulestia es el cerrojo, parando un penalti que podría haber supuesto el empate en el minuto 73 y además en inferioridad numérica por expulsión, en la misma jugada, de Tomás.

Confianza

Comenzó el encuentro con los ejidenses ejerciendo de dominadores y con muchos minutos en territorio extremeño. Pese a ello, en el 3 Aulestia sacó una mano a bocajarro en un rebote entre Raíllo y Molo, con la circunstancia de que el delantero tuvo que pedir el cambio en el minuto 7 por lesión dejando su sitio a Carrasco. Tras ese susto, monólogo local hasta que en una falta lateral inexistente peinó Leandro, posiblemente el mejor del cuadro visitante, y remachó en el segundo palo el central Emilio Muñoz. Antes, Pajuelo ejecutó una falta directa sin problemas para Aulestia y llegó el primer tiro, en posición centrada, de Jesús Rubio, con felina intervención de Ismael Gil.

El juego colectivo brillaba y fue el arma para rehacerse al golpe, duro por haber sido superior pero por detrás en el electrónico. La respuesta fue rápida y en la siguiente jugada al 0-1, en el 21, Emilio Cubo inició su recital para poner un gran cuero a Velasco, que engatilló alto. Se tuvo confianza, se siguió con el guión y en un córner de Tomás apareció Pino en el segundo palo para controlar y rematar a la red el 1-1 en el minuto 34, sin haber pesado tampoco que no se señalase un claro penalti por manos del de siempre, Emilio Muñoz, a centro precisamente de Tomás. También los dos jugadores fueron protagonistas en un remate cruzado del lateral que el central sacó bajo palos impidiendo el 2-1 minutos antes de producirse.

Remontada y trabajo

Se veía cerca la remontada y fue Cubo de nuevo el que provocó 'cosas', una falta que él mismo remató de cabeza y que se fue fuera por poco. Era el minuto 40, y en el 43 Pino cazó otro remate dentro del área en posición muy forzada. Los dos, por la derecha, se asociaron para que el delantero pusiera un balón atrás que cayó franco para Alfonso, que fusiló a la red el 2-1 justo antes del descanso. Las propuestas de uno y de otro tenían un marcador que les hacía justicia en el intermedio, recibiendo los celestes su premio a la constancia.

La segunda parte se inició con un CD El Ejido otra vez cómodo. Una escapada de Alfonso por la izquierda puso haber supuesto casi la sentencia, pese a que se produjo al inicio, dadas las sensaciones del momento. Entre poner un balón corrido a Velasco y penetrar en solitario, eligió lo segundo, y su disparo fue repelido por Ismael Gil. La respuesta del Villanovense fue un tiro desde el pico del área a cargo de Leandro que paró Aulestia.

Con Alfonso disfrutando de espacios y libre, rescató un balón dentro del área y chutó para que tapase, como no, Emilio Muñoz. El dominio local tuvo un aviso de que había que tapar atrás con un centro de Cristian Márquez que remató con un gran cabezazo Carrasco, pero alto. Alberto González movió banquillo y Carralero, fresco, corrió un balón largo e intentó una vaselina sobre la salida de Ismael Gil, cruzando demasiado la dirección del cuero.

Quedaba aún tirar de la épica, puesto que Tomás cometió un penalti claro sobre Carrasco, que le había ganado la posición en el borde del área chica y además vio la roja en el 73. Con el alargue, 20 minutos para jugar en inferioridad y, con el marcador igualado, el duelo lo ganó Aulestia, adivinando la trayectoria del lanzamiento del mismo Carrasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos