CD El Ejido

El Ejido habla perfecto el inglés

El celeste Javilillo se acomoda el balón en presencia de Marcos Drommel./PACO ALONSO
El celeste Javilillo se acomoda el balón en presencia de Marcos Drommel. / PACO ALONSO

El conjunto celeste doblega al Córdoba B en un Santo Domingo que hace buenos los empates a domicilio

PACO ALONSOEL EJIDO

Tras la derrota por 1-3 ante el Extremadura, sobrevenida en la décima jornada justo un mes antes, el día 22 de octubre, el CD El Ejido había logrado acomodarse en una media inglesa de empate fuera y victoria en casa para catapultarse en la tabla clasificatoria. Había ganado a Melilla y Villanovense y firmado tablas con UCAM Murcia y Mérida, ese último en un choque en el que incluso acarició la victoria. Por eso, la visita del Córdoba B se antojaba propicia para alejarse un poco más de un rival directo y, por qué no, tener 'vista' de cerca para la zona noble, pero al descanso ya se sabía que no iba a ser nada sencillo.

El filial cordobesista mostró muy buenas maneras sobre el maltrecho césped de Santo Domingo, asumiendo riesgo en la salida de balón desde atrás, pero jamás rifando un esférico, y sobre todo provocando desequilibrio con las internadas por banda derecha. El más activo de los visitantes, Sebas Moyano, fue un incordio permanente y obligó a tener cautela, pero se presionó arriba con determinación por parte de los de Alberto González, esperando su momento. No llegó hasta el segundo periodo, en el que el panorama cambió radicalmente al tener totalmente embotellado al Córdoba en su propio terreno de juego.

CD El Ejido
Gianfranco; Emilio Cubo, Arregi, Javi Hernández, Álvaro Ocaña; Lolo González, Rodri; Javilillo (Carralero, min. 70), Echu, Velasco (Gabri, min. 74); y Alfonso (Hakim, min. 77).
Córdoba B
Marcos Lavín; Eric Ruiz, Rubén García, Arnau (Víctor Díaz, min. 76), Marcos Drommel; Jordi Ortega, Kevin; Sebas Moyano, Álvaro Aguado, Ebu (David Moreno, min. 59 (Andrés, min. 69); y Laro Setién.
Árbitro
Ahmed Samir (Melilla). Mostró cartulina amarilla a los locales Javi Hernández (min. 34) y Álvaro Ocaña (min. 76), así como a los visitantes Jordi Ortega (min. 13) y Laro Setién (min. 44).
Goles
1-0, min. 61: Lolo González; 2-0, min. 73: Alfonso.
Incidencias
Partido correspondiente a la decimoquinta jornada del grupo IV de Segunda División B disputado en el Estadio Municipal de Santo Domingo ante aproximadamente un millar de espectadores.

Manejar el tempo

El primer acercamiento peligroso del CD El Ejido coincidió con la primera subida por la derecha de Emilio Cubo, pero el primer tiro fue un lanzamiento de falta lejano y centrado de Javi Hernández. Siguió 'percutiendo' el cuadro celeste con una internada de Velasco, todo ello mientras que el balón era claramente del equipo dirigido por Jorge Romero. Esa posesión de los cachorros de la ciudad califal no se traducía en nada claro, hasta que Laro Setién se quedó solo en la frontal y se precipitó con un disparo a las nubes ante la salida un tanto a la desesperada de Gianfranco. Pudo haber cambiado el signo del encuentro, pero no fue así.

Oficio de ganar

Sin embargo, y tras unos minutos en los que la atención se depositó en la grada por un desfallecimiento de un espectador, atendido por los servicios sanitarios, fue la banda zurda la que dio petróleo, en ambas ocasiones con acciones de Álvaro Ocaña. Un primer pase suyo sobre Velasco sirvió para que Marcos Drommel cometiera un penalti así sancionado por Ahmed Samir y que Lolo González, el pichichi, alojara en las mallas por la escuadra izquierda de Marcos Lavín. Desde ese momento dio mayor sensación de que se había 'jugado', valga la expresión, con un rival cándido, de calidad técnica pero sin demasiada mordiente.

Ocaña estaba fuerte, y probó suerte desde lejos, más por inercia de la jugada que por claridad en la acción, y después, en el 73, sirvió a Alfonso para dejarlo en carrera retando a Drommel. Impresionante la aceleración del motrileño, su zancada fue inapelable y lo dejó en posición franca ante el portero cordobesista para batirlo por bajo con tiro cruzado. El 2-0 no tuvo sensación de estar en peligro en ningún momento, con sólo un tiro del Córdoba B, y de falta, que rozó el palo a cargo de Laro Setién. La mala noticia fue la lesión de Javi Hernández justo antes del pitido final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos