CD El Ejido

El alto voltaje electrocuta a El Ejido

Javilillo intenta conducir el balón, agarrado por Carnicer. /PACO ALONSO
Javilillo intenta conducir el balón, agarrado por Carnicer. / PACO ALONSO

Dos derrotas seguidas por primera vez con dos penaltis consecutivos para el Murcia tras el descanso

PACO ALONSOEL EJIDO

Como si de una final se tratase, así se jugó la primera parte de un partido eléctrico, en que saltaron chispas sobre el césped, que no así en la grada dado el correcto comportamiento de ambas aficiones. Se abrió la Preferencia después de mucho tiempo, dada la cercanía de la capital murciana y el interés en seguir al cuadro pimentonero que ha conseguido despertar el técnico almeriense José María Salmerón desde que se hizo con las riendas del mismo. El míster regresaba doce años después a la que fue su casa en Liga de Fútbol Profesional, pero en el bando rival y con el objetivo de meterlo en promoción de ascenso, encima aprovechado el pinchazo del vecino UCAM Murcia para hacerlo más importante.

Por su parte, y tras haber cedido por un marcador demasiado abultado en Cartagena pero habiendo sido elogiado por su juego, el CD El Ejido quería seguir firme en su fortín de Santo Domingo, en donde sólo había cedido una derrota, allá por la jornada 10, día 22 de octubre, por 1-3 ante el Extremadura. Así las cosas, y con la ayuda de la 'permisividad' del valenciano Caparrós Hernández, que 'se dejó' las cartulinas en el vestuario y las recogió en el descanso, el duelo fue de una gran intensidad en cada lance. Sin dominador claro, pero con más llegada del Real Murcia, los primeros 45 minutos se llegaron a hacer largos para varios jugadores.

Lucha sin cuartel

El alto voltaje dio para un balón al que no llegó Pedro y que fue controlado por Gianfranco. La respuesta llegó al cuarto de hora, con un robo por garra de Javilillo pegado a la cal por la izquierda, con el cuero a la frontal para disparo alto de Rodri. Había precauciones por los unos y por los otros, y la velocidad en la circulación de balón fue el arma más utilizada, saliendo una bella triangulación pimentonera en el minuto 25 el modo de fabricar un mano a mano que sacó abajo de manera brillante Gianfranco ante Pedro. El ariete dejó claro que es el suplente de Víctor Curto, baja importante en el Murcia, como también eran sensibles las ausencias en defensa de un CD El Ejido que tiró de dos jugadores del filial para la titularidad.

Como había que dar la réplica, en el minuto 30 los celestes brillaron con un tacón de Samu Corral para dejar en ventaja dentro del área a Antonio Pino. En lugar de finalizar prefirió servir a Javilillo, al que se adelantó, con la puerta vacía sólo para empujar el cuero, el central Mateos. Cuesta arriba ya el primer periodo, Pedro de nuevo mostró su falta de confianza en un servicio de Juanma, que lo dejó solo para que Gianfranco de nuevo atajara su disparo timorato. Así se ganó el túnel de vestuarios, y a la vuelta quedó la duda de cómo habría sido la continuación del pulso, ya que a los tres minutos Caparrós Hernández se cobró un penalti de Jean Calvé sobre Eladio en el lateral del área. Se protestó mucho, pero ya estaba pitado y el mismo Eladio no perdonó, con tranquilidad.

Todo al traste

Tocaba remontada inédita, ya que por primera vez en casa se iba por detrás en el marcador encajando en ese momento del partido, pero un error de Gianfranco costó muy caro. El meta saltó firme arriba para hacerse con un balón colgado desde la izquierda, pero con su rodilla impactó en la espalda de Pedro. Otra vez se pitó pena máxima, pero esta vez acompañada de cartulina roja para el argentino, que se marchó desolado porque no pretendió agredir. El delantero pidió el balón y batió a un Cristian que entró con el sacrificio de Samu Corral. A los pocos minutos de ese 0-2 Alberto González se la jugó con defensa de tres, si bien Javilillo hizo de carrilero por la derecha, al retirar a Jean Calvé y meter a Echu, referente arriba para buscar el milagro.

El Murcia tuvo varias opciones de haber ampliado el marcador. El CD El Ejido pudo haberse metido en el partido con una falta sobre la misma raya de la frontal del área que Velasco ejecutó rozando el cuero con la barrera para que saliera desviado. Chamorro, Eladio, el hombre que rompió el partido previamente, y el mismo Pedro no supieron cerrar, si bien la sensación realmente era que sí, que el choque estaba cerrado ante la falta de brújula celeste, sin capacidad de reacción. Por primera vez el CD El Ejido encaja dos derrotas consecutivas, pero ante dos aspirantes a todo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos